El "gen" que toda madre lleva dentro

Buenos noches!!  Estoy derrotada del todo. Menos mal que esta semana es más corta porque en Madrid el viernes es fiesta y aprovecharé para subir los últimos trabajillos que he estado haciendo para los peques, entre semana no me da tiempo porque va una a la carrera!!.. como todas, vamos!

El otro día iba con mi amiga Pili en el tren. Bueno, eso no era un tren, era más bien una olla a presión (espacio reducido lleno de personas  prácticamente dormidas y sin poder agarrarse). No nos importó en absoluto porque fuimos todo el camino relatando sobre nuestra ajetreada vida y casi se nos hizo el trayecto corto! Las dos llegamos a la misma conclusión… ¿por qué nadie te avisa antes de ser madre del cambio tan grande que se produce en tu vida?? sí, no me refiero a los cambios hormonales, a subir dos tallas de ropa… a los pañales, a dar el pecho, a preocuparte de las meriendas, el cole, a levantarte por la noche o a sonar mocos todo el día.. es decir: un todo!! … me estoy refiriendo a los cambios de verdad… a ese nuevo “gen” que nace en ti en el mismo momento en que te haces madre pero que nadie te explica en las clases preparto.
Ya lo empecé a notar un día en casa cuando mi amiga Silvia me preguntó por mis revistas…. Antes en tu revistero no faltaba Vogue, Cosmopolitan, el catálogo de Women’Secret…  ahora tienes el catálogo de juguetes de Toys r’us, el prospecto del apiretal, … la revista de pequeocio, un libro de recetas infantiles o de viajes en familia.. porque de los otros… olvídate.

Antes levantarse y salir por la puerta se hacía casi en una misma acción!! ahora nooo, ahora la secuencia es otra y requiere levantarse una hora antes, ser mucho más rápida y audaz… ofreciendo ver dibujos  y comer chocolate por la tarde, a cambio de colaborar con el tuneo matinal. Vestirse, vestir a la fiera, peinarse, peinar a la fiera.. volver a vestir a la fiera porque seguro, segurísimo que el día que tienes reunión a primera hora, la niña se echa el desayuno por encima… Al final, con tanto ajetreo terminas poniéndote cualquier cosa, te calzas medio tacón (no el taconazo con el que ibas antes como una auténtica “diva” incluso al super) y sales por la puerta como si en casa hubiera fuego!!! y cuando te encuentra el espejo del ascensor, porque no es que tú le busques, es que te busca él a ti, te das cuenta de que no te has  pintado ni los labios… (imperdonable, lo sé) y es entonces cuando piensas… esto es una estafa!!

Luego están todas esas cosas que juraste que jamás dirías.. hasta que te conviertes sin más remedio en una auténtica “drama mamá”, entonces empiezas a llevar el bolso lleno de chaquetas en plan humanitario, porque no eres madre de tu hijo, también lo eres del resto del mundo y empiezas a hacer maletas gigantes cada vez que te mueves… al parque??? llenas de potitos, pañales, agua, más pañales, otra chaqueta, pero … ¿por qué???? pues está claro, por un nuevo concepto: el por si acaso.

He dejado de hablar por teléfono cuando, donde y como quiero. Ahora tienes que coordinar los horarios de tus hijos con los horarios de los hijos de tus amigas. La solución es hablar a partir de las diez de la noche.  El problema es que a las diez el cerebelo está tan espongiforme y abatido que la conversación se termina reduciendo a un tipo test, en el que tu amiga pregunta y tú contestas con monosílabos que asienten o niegan lo que oyes. Si te callas un rato largo ella empieza a sospechar lo que te pasa, porque es exactamente lo mismo que le pasa a ella, las dos os habéis quedado fritas y no os enteráis de nada. Pero para eso está la amistad, hombre.

El nacimiento de la “supermamá” es una auténtica revolución, porque… SIN DUDA, TÚ eres quien mejor entiende la risa de tu hijo y también su llanto, y por supuesto SOLO TÚ tienes el poder para calmar a la fiera!! haga lo que haga cualquiera NUNCA estará tan bien hecho como cuando tú lo haces. Y eso pasa a ser una ley universal que aplicas en todo momento,… que hasta cuando vas al pediatra le quitarías a la doctora los artilugios para mirarle a tu hijo los oídos… ¡quién mejor que tú!….


Menos mal que tengo una bendita en casa que me compensa inmensamente cada día y que me hace feliz a cada paso que va dando… eso sí, yo no bajo la guardia, y vosotras no deberíais bajarla tampoco, no olvidéis sonreir a todas horas porque es tan raro que salgas en la foto que no puede pillarte desprevenida!!

 


A todas las madres que conozco que sois muchas y las mejores, y en especial a la mía.

Anuncios

2 comentarios sobre “El "gen" que toda madre lleva dentro

Agrega el tuyo

  1. Cuantas no nos habremos sentido identificadas con este texto??? Ainssssssss pero es lo mejor que te puede suceder, tener la suerte de tener ese maravilloso “gen”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: